Ángel

angel-independencia-df-mexico

No sé como puedes mirar el sol

Con las nubes en medio de los ojos

Dime si los ángeles lloran

De una manera sutil y breve

¿De qué color es el lugar en donde estás?

¿Es verdad que es como un arco iris?

Tu cabello ¿Se mueve libremente en el aire?

O ¿Sientes que la gravedad lo atrae hacia la tierra?

Hay una sola manera de comunicarme contigo

Mi risa ¿Puedes escucharla desde ahí?

¿Qué sabor tienen las estrellas?

¿Eres tu quien las mueve para sentirme bien?

Por:

Melómano

Joaquin el de la Mancha

Joaquin el de la mancha

Joaquín el de la mancha

(In memoriam)

Comenzó el vuelo matraca,

 bordando el esperma del miedo,

atrapado (seco de reo) dentro de una casaca;

Saca S.A, armonía de armonio amonio,

Quijote rapado, sin caballo, ni bigote en el talego.

 

Os presento a ese algo que lleva en sus adentros ese HUMANO-perro,

Joaquín el de la mancha, la fruta dolorosa.  

 

Gracias a las lombrices de su mirada

alojadas en la pizza-tierra de “ Urb. Vista hermosa”,

el Cordel de palabras, al alba,

cuenta que aterrizó un gato en las sábanas…

de una gata-HUMANA.

 

Blanquito…

Multifacético,

con su gabardina de nube

y sus pelos y miau hipoalergénicos,

más tres bigotes y medio de bronce

y una cola de pabilo flameante bajo

el limonero  de la noche,

Joaquín Artemio,

Joaquín Cordero,

diablo pintado de blanco por el cielo,

aprendió a ladrar cuando miraba la luna,

ceniza lúgubre,

mirada fúnebre,

manchado a lo Machado en su cabeza por un secreto,

aprendió a maullar para pedir comida a la gatúbela.

 

Y cuando la madrugada libera a los grillos,

esas gárgolas, a entonar las pulgas del silencio,

el cordel de las palabras, se bebe sus carajillos,

y agrega al mejunje el cuento a lo Homero:

 

Sus alaridos manchaban golpeando

su soledad marrón de lata con ají,

cuando la dicción de su espera cantaba rasguñando la puerta

por su dueña que aprendía llorando las bases del PBI.

Parecía que presentía de un buen Delfín de nuez,

la crucifixión de Adiós,

sabiendo que resucitaría para alojarse en su alma,

en su matemática, en su paladar, en las quinientas noches,

en su triste acordeón,

y en su bolita íngrima; que nunca tuvo; de lana.

 

Luego que sus dueños lo encargaron a la cama

con mil palabras anfetaminosas,

solo recordaba la campana de un: “ ya volveremos”.

Y al miau noble de su sombra,

escribía en la pared: “ vuelva mi Cosmopueblo”.   

 

Dormía y dormía para soñar con el reencuentro de sus padres.

Pues el sueño se viste de samaritano, toma del durmiente su alma

y la lleva al aeropuerto de las lágrimas.

¿Quién hace de los carriles, carne?

¿Y del verbo, carril?

 

Y… ¿esa mancha?

pues ni es el vómito de Fausto,

ni la flatulencia del esplín.

Allí se retrata la despedida bajo las nubes de la esperanza:

la fe, enclisis de algún ancla.

(Siempre recuerda que en su cabeza, del tintero de unos besos, cayó una gota

y entonces… de Cajamarca, con una llave en el pico, salió una paloma)

 

Ya cuando de la madera queda la lluvia acida,

una martingala, treta, la fresa pétrea

de un verano que te mira con recelo,

ajustando la mirada, tal Otelo,

llega el cordel de las palabras,

a regalar escaños en el averno:

murió, como vive la metafísica,

el cordón umbilical que unía a; los padres; LAGATAyELPERRO.

 

Un día se sintió más solo que las viudas,

y se lo llevaron a la Sierra.

Y una vez allá, con la cierra,

a golpes de meditación por lo libros,

construyó flores, ríos, lagunas de madera.

¿Nadie prohíbe vivir en los techos cómo comadreja?,

Joaquín de vez en cuando preguntaba.

Y como el silencio, al parecer favorece,

la brea del intermezzo

de una película a lo viernes 13,

se hace de incorpórea presencia,

entonces vivamos, grita el ultimo gato de la mancha,

he conocido a un tal Javier, de los videojuegos,

y dos chatos Les lutier,  de los deportes extremos…

Vivamos como comadrejas,

yo soy el rey de los techos.

 

Todo se quema,

y lo peor que todo se vuela,

y lo peor que el cordel de palabras,

escupe su última ARIA:

 

Lluvia acida (anestesia para los finales!!!!),

dulce acedia de la pirosis (Alcazerzer para golpes abdominales!!!! ):

En parsimonia, que al temblor, cae un copo de nieve, en verano,

mientras los adultos duermen…

mientras que a centímetros del suelo,

se siente la voz herida de un animal muerto:

“Venga mi Cosmopueblo”.

 

NADIE CAE SIEMPRE PARADO, cuenta Don Cesar Vallejo.          

 ECO

Dulce Sueños

Dulce sueños

LifeStone

Pegaso

Los pájaros cantan o ¿gritan?
yo lloro, perdón… ¿añoro?
y las gotas no caen, ni de lluvia ni de llanto
tan solo veo a un Pegaso volando en mi habitación
son imágenes difusas, pero para mi, nada confusas

El frío comienza a subir por todo mi cuerpo
pero yo ya no lo siento, es normal
me estoy descongelando, la primavera se acerca,
la primavera apesta, los pájaros no cantan…Gritan
y los Pegasos no vuelan, sino caen en picada

Los domingos son más húmedos
y cada vez más existenciales
yo estoy cada vez más seca, pero despierta,
aún sigo despierta porque los pájaros gritan
y los Pegasos me recuerdan que alguna vez hubo un ayer

Y en mi catalepsia, ya no lucho, solo escucho
escucho el sonido del silencio, y me escucho
a veces también escucho los gritos
y el revolotear de sus alas, y las caídas en picada
pero no mi caída, ya no más

Veo todo a través del lente de una cámara que no toma más fotos
que sólo se queda impávida ante la sonrisa de cualquiera
pero yo si sonrío, yo si lo hago, aunque los pájaros griten
aunque mi Pegaso hace mucho tiempo que cayó y murió,
pero yo lo sigo viendo, yo sigo volando por Él.

Los pájaros gritan o ¿cantan?
yo añoro, más ya no lloro
y las gotas si caen, pero son solo de lluvia
y sigo viendo a aquel Pegaso, pero solo en mis sueños
son imágenes claras pero ahora son confusas.

 
Por: Minerva de la Noche

Las Noches

Que esperar de un corazón desangrado con heridas de alcohol en un destello de ron ,tomando

y desahogado entre lagrimas de dulce a aroma de soledad y dolor, tu mi inseparable compañera ,

tú que en mi despiertas a un corazón vagabundo con esperanzas de una caridad de amor

y aquellas noches me desvaneces tocando el cielo parte infierno, que bello día que oscuro tu partida

ya no se donde termina la esquina y donde comienza la avenida; eso fue ya no aparecerá

y todas las noches solo en una copa será realidad, el cuerpo se desvanece y el alma se desprende

embarrados de pecados tus recuerdos desaparecen.

Por: LifeStone

Lluvia sangrienta

Hoy martes son cerca
de las nueve
y está lloviendo

Llueve torrencialmente
mi sangre que brota de
las heridas de mi
alma

Hoy tomé sopa de lágrimas
con sabor a dolor perpetuo de sazonador

Mi alma se desangra y no
puedo evitar eso;
no se cuanta sangre le
quede
pero lo que sé es que algun
día morirá, porque todos
los días me empapo
de ella

Extraño mi reino
mi reino, aquel que
me sirve de medio
protector de la gran
mierda de realidad
que me apuñala incesablemente
día a día,
que goza de mi sufrimiento
y que bebe mi sangre como si
fuera un vampiro al acecho

Todos los días me trago
mis lágrimas para parecer
fuerte; pero en realidad
soy débil

¡ Oh, mundo de las sombras
recogedme, porque ya no
soportó más!

Ábreme tus puertas y sácame
los puñales que tengo en el
corazón y en la espalda

No me reciban con glorias,
porque sido derrotado por dolor

Recojan mi sangre, ¡oh preciados súbditos
fieles hasta la muerte!
solo ustedes son mis verdaderos
amigos, porque me dan cuidados
cuando llego muy mal herido

Ustedes al escuchar mi dolor
se compadecen; mientras que en
la vida terrenal: los espectadores
indolentes se burlan de mis
pesares

¡Oh, luz eres tan perversa!
¡Oh reino de las sombras eres mi refugio
y salvación a los males!

Reino de la luz, eres caliente;
pero sin embargo das frío
Reino de las sombras, eres frío;
pero sin embargo tú si me das cobijas

¡Ya no quiero salir de mi reino
para sufrir; porque en el otro reino
muero en vida!

Por:

Félix José de la Darza

Aquel silencio

Cuanto  fue el tiempo

Cuantos sentimientos estos

Cuantos recuerdos aquellos

Cuanto tiempo el alma silenciosa se mantuvo

Escondida en las almohadas

De aquella noche de lluvia

En lo oscuro de la habitación

Y en lo profundo de una dulce inspiración

Ya no siente el alma , ni respira

Ni  late corazón aquel

Congelada con el pesar de tu indiferencia

En aquellas miradas que hieren y  lastiman

Silenciosa va la vida ahora

Callada, solitaria, melancólica tan llena de nada

Las madrugadas siguen siendo frías

Esperando que entres como el viento por mi ventana

Difícil continuar haciendo melodías

Difícil caminar en medio de bruma

Ya los días no tienen noche

Ni el tiempo tiene las horas

Quizá  un rincón oscuro la  aguarda
Como una  sorpresiva celada,
Aliviadora del dolor de vivir,
Un quizás suave o sufriente partir.

Solo escribo, al lado de este silencio

Sin  tener ni  una sola palabra , y ninguna melodía

Solo teniendo  guardado en el recuerdo

El sin sabor de una triste  despedida

Por:

Claudia

Una sombra en el paraíso

Sonámbula la algarabía
de los próceres
que derrotan valentías
oscuras al abismado
suelo de
los prójimos
insultados, sus lagrimas
y sudores
imponen condición
al mas solemne
patrio que inventa verdugos
a la salida de la
penumbrosa  noche,
en ella su brisa temple
con las venas
encajadas en la frente
emanando
rasgos de alianza
en los espíritus
infectados
de olvido en la
fantasía de un cielo
ensangrentado
de caminos inertes.

Detrás de los fantasmas,
mi carta ardiente
en el pulmón de
los ángeles
braceos de
albas enfermas
por un cancerigeno
ayer lunar ,
me sentare sediento
a hacer sonar
los pasos de
su amigable despedida.

Sus alas sin carne
aletean desterrar
una sombra casta
en la
espalda de las
calles erógenas,
su ondulada mente
levita fríos de alma
en unas rutas
con carteles de
sueños desconocidos.

Por:

Claudio

La era de cristal

Era una tarde muy agitada donde el sol
corría sin desmedro por las avenidas
del tiempo, la noche caía y mi cuerpo
se enredaba en sus estocadas,
cada pestañeo, cada susurro
que se entonaba era una melancolía
que disfrazaba los días en mares de luto
la sonrisa infantil de un sueño que volaba en mis madrugadas siempre
se mezclaban con la presencia de la realidad y surtían conflictos con un viejo romance que era principio de un pacto de amistad.

Míralo a través del espejo ,
es un soñador que anhela
que sea una pesadilla
porque sabe que ella es virtud
de lo imposible
tal vez sus ojos no sean vistos
pero su espíritu esta dentro de mis esperanzas  quisiera reventar la realidad
pero se que ella me lloro
y dejo huir la verdad
de mi boca ,
esta época
culmina el día de hoy,
mañana será lo mismo de hoy
porque persistirá el
mismo sueño…

te quiero no se si tu a mí,
pero sé que el mundo es el ayer que hoy escribí
aunque sin final…(ese final solo tú lo sabes).

Ya sé que estoy muerto; pero mi alma
sigue relatando la historia de los dos
tu vida enterrada en mi nicho y la mía
en un balcón de suspiros rosas
no entiendo, solo rio porque
hasta ahora no se si lo que vivimos
fue obra del mar o de la tierra.

Por:

Claudio

Porque

Si la realidad besa mis incertidumbres
deseo que me haga
morir en su camino
quiero sosegar
al antiguo mar
explicarle
de por que
estoy aquí ,
de contarle
q sucedió con ese
hombre q proponía al
mundo dibujar un montón
de esperanzas,
de sentarme en mi viejo
balcón todo apolillado
y carcomido
y decir que eres
o que somos
si perdí o gane
quiero sentirlo otra vez
para poder crear una nueva
enseñanza

dame tiempo vida quizás
así logre descubrir
cuales sean las razones
de estos versos
si no es así llévame
con el silencio de mis penas
y nunca reveles quien
fue el autor de esta barbarie.

El mañana escribe por
mi y yo relato su aventura
en un corazón dormido
cabalgas si en contra del viento
mi nombre
esta y el tuyo no…
donde estas te necesito
ahora más que nunca
búscame,
si lees al cielo
ya sabes en donde estoy…

Adiós…

Por:

Claudio

« Older entries